RSS

Archivo de la categoría: Vidas ejemplares

¿Quién fue en realidad la protagonista de la película ‘Camino’?

Por Pepe Álvarez de las Asturias par la revista ALBA.

Cuando el director Pedro Delgado tuvo que visionar Camino, obligado por su profesión, experimentó dos sensaciones opuestas. Al principio, reconoce, la película de Javier Fesser le enganchó y emocionó; pero según pasaban los minutos comenzó a sospechar que la historia que estaba detrás había sido manipulada. Esa Navidad llegó a sus manos un libro sobre la verdadera protagonista, Alexia González-Barros, en procesos de beatificación. Lo leyó de un tirón y comprendió que su vida era mucho más atrayente, esperanzadora y luminosa que la visión tétrica y tramposa de Camino. En ese momento, decidió que había que contar la verdad.

 

Es propio de mentes estrechas negar, e incluso atacar, lo que no comprenden. En efecto, la mente de Javier Fesser no puede llegar a entender que una adolescente enferma de sarcoma sí pueda creer en Dios y entregarse a Él como lo hizo Alexia; o que aceptara su sufrimiento con tanta entereza y alegría, y con una fe capaz de transformar la vida de quienes la rodeaban (“todos los días el capellán me traía la Comunión, que tanto me conforta”, escribió a sus amigas del colegio); o que su familia supiera ver en el dolor infinito de una hija, de una hermana, la infinita esperanza de una vida más allá de ese tormento (“Dios da las fuerzas necesarias”); o que el ejemplo de esa niña conmoviera da tal modo a miles de personas de todo el mundo que pidieran su intercesión para consolar sus propios sufrimientos; o que su testimonio haya sido declarado de interés espiritual por la iglesia y se haya abierto su proceso de beatificación.

 

Cada diez minutos

 

Y es que la historia de Alexia no es fácil e asimilar si no es desde la fe profunda y el más puro amos a Dios. Nacida en 1971, en el seno de una familia profundamente religiosa (miembros del Opus Dei), fue una niña alegre, inteligente y activa. En Madrid, donde estudiaba, o en Soutelo de Montes, donde pasaba los largos veranos de entonces, siempre vivió rodeada de cariños de sus padres y hermanos mayores, y de un ambiente feliz, divertido, muy familiar y muy viajero (cada año realizaban al menos un viaje para conocer otras culturas: Austria, Italia, Tierra Santa…).

 

Su infancia transcurrió entre tebeos de Tintín, su osito Teddy, las sevillanas Platero y yo y el Romance del conde Arnaldos (“Quién hubiera tal aventura/sobre las aguas del mar,/como hubo el conde Arnaldos/la mañana de San Juan”); y también entre oraciones, en la capilla del colegio, donde entraba asiduamente ya desde pequeña. Esa  inquietud por la religión la llevaba a asaltar a su madre con preguntas como: “¿Los ángeles son usados o son propios de cada uno?”.     “De cada uno”. “¿Y puedo ponerle nombre?”. “Claro”. “Pues le llamaré Hugo. Es un nombre perfecto para un ángel”. Momento  a partir del cual Hugo, su ángel particular, se convirtió en su mejor amigo, su confidente, su apoyo y su enlace permanente con Dios.

 

Con los años, Alexia fue creciendo en madurez, en vitalidad y en curiosidad por la vida; le encantaba la música (clásica, sevillanas, Eurovisión), los perros, el deporte, las amigas, las fiestas… Y fue creciendo también en espiritualidad. Pero en febrero de 1984, a los 13 años, su vida se truncó.

 

Conforme  maduraba su fe, también se iba gestando su enfermedad mortal. Comenzó  con unos dolores en el cuello, que fueron agravándose rápidamente. Las radiografías confirmaron el tumor cervical y la columna rota, y fue ingresada para una operación de urgencia. Ante el asombro de los médicos, Alexia se tomó la noticia con pasmosa sobriedad. A pesar  de los fortísimos dolores, de su inmovilidad total y su calvario de nueve interminables meses, no perdió el humor en ningún momento, y mucho menos la fe (“Señor, yo quiero curarme, pero si tú no quieres, yo quiero lo que tú quieras”). Fueron  días muy difíciles, vomitaba cada diez minutos y fue quedándose  calva por el duro tratamiento (“Si me ponéis gorro, que sea con la frase “Soy calva”); aun así, comulgaba cada mañana y rezaba el rosario todos los días al anochecer.

Está aquí el demonio

 

Trasladad a Pamplona, se sometió a nuevas operaciones, una de ellas de 17 horas, pero sacaba fuerzas para seguir disfrutando de las pequeñas cosas de la vida, como los fuegos artificiales de San Fermín. Los médicos quedaban conmovidos con la paz y la alegría que emanaban de Alexia (“No tiene mérito, es que Dios me ayuda”) y empezaron a hacerle todo tipo de peticiones; había más posibilidades encomendándose a ella.

 

Unos días antes de morir, con absoluta serenidad, le confesó a su madre: “¿Sabes, mamá? Quiero irme ya al cielo”. La metástasis empeoró repentinamente y el demonio hizo acto de presencia de forma inesperada) Alexia suponía un trofeo de altísimo nivel); mirando a un hueco entre sus padres y sus hermanos dice con pasmosa naturalidad: “Hugo se ha ido. Es que está aquí el demonio”. En otro momento habla de una cara “fea”, pero no se asusta: Dios está con ella, y no hay lugar para el mal. La mañana del 5 de diciembre de 1985 le susurra a su madre “van a venir por mí”. Unas horas más tarde Alexia falleció.

 

A partir de ese instante, su fama de santidad se extendió de manera espontánea por los cinco continentes, y llegan miles de peticiones de estampas e intercesiones. El padre Apodaca lee su historia y hace ver a sus padres la obligación moral de cometer el ejemplo de la vida de Alexia a “la autoridad eclesial”. Presentan el caso al arzobispado de Madrid, de donde pasa inmediatamente a Roma. El proceso de beatificación se abre en 1993. Pudo haber sido una niña normal, como cualquier otra, pero a través de su enfermedad Alexia fue llamada a una vida más grande, más luminosa. Una vida que, en palabras de su madre, “ha sido un don de Dios”. O como recuerda el título del documental que ahora se estrena (13 de mayo); la verdadera historia de una adolescente que miró a Dios cara a cara.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 mayo, 2011 en Vidas ejemplares

 

Etiquetas: , , , , , ,

EL TESTAMENTO DEL DR. NATHANSON‏

Cómo legalizar el crimen del aborto:

Hacerse con los medios de comunicación; falsificar estadísticas;

jugar la carta del anticatolicismo; ignorar la evidencia científica.

El pasado 21 de febrero, falleció Bernard Nathanson, el médico que de “rey del aborto”, como se lo llamó, se convirtió en uno de los más importantes defensores de la vida humana desde la concepción.

Su cambio radical de médico abortero a médico pro-vida, se concretó a través de evidencias científicas. “Como científico no creo, yo se y conozco que la vida humana comienza en la concepción”, escribió en 1992.

Se reconoció como responsable directo de la muerte de 75.000 niños no-nacidos. Abandonó la industria del abominable crimen del aborto en 1979. Su testimonio, especialmente a través de dos películas, “El Grito Silencioso” (1984) y “El eclipse de la razón” (1987) y de su autobiografía “La Mano de Dios” (1996), es capital para el esclarecimiento y la promoción de la defensa de la vida del niño no-nacido en todo el mundo.

En 1992, escribió una carta pública que constituye un testimonio excepcional y una advertencia a tener muy en cuenta, sobre todo en los países que sufren la presión abortista para legalizar el crimen abominable del aborto.

En 1996, el Dr. Nathanson, judío de nacimiento, fue bautizado en la Iglesia Católica por el Cardenal John O’Connor, en la catedral de San Patricio de Nueva York, en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

 

Carta abierta del Dr. Bernard Nathanson (1992):

“Soy responsable directo de 75.000 abortos, lo que me empuja a dirigirme al público poseyendo credibilidad sobre la materia.

Fui uno de los fundadores de la Asociación Nacional para Revocar las Leyes sobre el Aborto en los Estados Unidos, en 1968. Entonces una encuesta veraz hubiera estable-cido el hecho de que la mayoría de los norteamericanos estaban en contra de leyes permisivas sobre el aborto. No obstante, a los 5 años conseguimos que la Corte Suprema legalizara el aborto, en 1973. ¿Como lo conseguimos? Es importante conocer las táctic-as que utilizamos, pues con pequeñas diferencias se repitieron con éxito en el mundo Occidental.

  • Nuestro primer gran logro fue hacernos con los medios de comunicación; les convencimos de que la causa proaborto favorecía un avanzado liberalismo y sabiendo que en encuestas veraces seríamos derrotados, amañamos los resultados con encuestas inventadas y las publicamos en los medios; según ellas el 60% de los norteamericanos era favorable a la implantación de leyes permisivas de aborto. Fue la táctica de exaltar la propia mentira y así conseguimos un apoyo suficiente, basado en números falsos sobre los abortos ilegales que se producían anualmente en USA. Esta cifra era de 100.000 (cien mil) aproximadamente, pero la que reiteradamente dimos a los medios de comunicación fue de 1.000.000 (un millón). Y una mentira lo suficientemente reiterada, la opinión pública la hace verdad.

El número de mujeres que morían anualmente por abortos ilegales oscilaba entre 200 y 250, pero la cifra que continuamente repetían los medios era 10.000 (diez mil), y a pesar de su falsedad fue admitida por muchos norteamericanas convenciéndoles de la necesidad de cambiar las leyes sobre el aborto.

Otro mito que extendimos entre el público, es que el cambio de las leyes solamente implicaría que los abortos que se practicaban ilegalmente, pasarían a ser legales. Pero la verdad es que actualmente, el aborto es el principal medio para controlar la natalidad en USA. Y el número de anual de abortos se ha incrementado en un 1500%, 15 veces más.

 

  • La segunda táctica fundamental fue jugar la carta del anticatolicismo. Vilipen-diamos sistemáticamente a la Iglesia Católica, calificando sus ideas sociales de re-trógradas; y atribuimos a sus Jerarquías el papel del "malvado" principal entre los opositores al aborto permisivo. Lo resaltamos incesantemente. Los medios reitera-ban que la oposición al aborto procedía de dichas Jerarquías, no del pueblo católico; y una vez más, falsas encuestas "probaban" reiteradamente que la mayoría de los católicos deseaban la reforma de las leyes antiaborto. Y los tambores de los medios persuadieron al pueblo americano de que cualquier oposición al aborto tenía su origen en la Jerarquía Católica y que los católicos proaborto eran los inteligentes y progresistas. El hecho de que grupos cristianos no católicos, y aún ateos, se declarasen pro-vida, fue constantemente silenciado.

 

  • La tercera táctica fundamental fue denigrar o ignorar, cualquier evidencia científica de que la vida comienza con la concepción.

Frecuentemente me preguntan que es lo que me hizo cambiar. ¿Cómo pasé de ser un destacado abortista a un abogado pro-vida? En 1973 llegué a ser Director de Obstetricia en un gran Hospital de la ciudad de Nueva York, y tuve que iniciar una unidad de investigación perinatal; era el comienzo de una nueva tecnología que ahora utilizamos diariamente para estudiar el feto en el útero materno. Un típico argumento pro aborto es aducir la imposibilidad de definir cuando comienza el principio de la vida, afirmando que ello es un problema teológico o filosófico, no científico.

Pero la fetología demuestra la evidencia de que la vida comienza en la concepción y requiere toda la protección de que gozamos cualquiera de nosotros.

Ud. podría preguntar: ¿Entonces, por qué algunos doctores, conocedores de la fetología, se desacreditan practicando abortos?

Cuestión de aritmética: a 300 dólares cada uno, un millón quinientos cincuenta mil (1.550.000) abortos en los Estados Unidos, implican una industria que produce 500 millones de dólares anualmente. De los cuales, la mayor parte van a los bolsillos de los doctores que practican el aborto.

Es un hecho claro que el aborto voluntario es una premeditada destrucción de vidas humanas. Es un acto de mortífera violencia. Debe de reconocerse que un embarazo inesperado plantea graves y difíciles problemas. Pero acudir para solucionarlo a un deliberado acto de destrucción supone podar la capacidad de recursos de los seres humanos; y, en el orden social, subordinar el bien público a una respuesta utilitarista.

Como científico no creo, yo se y conozco que la vida humana comienza en la concepción. Y aunque no soy de una religión determinada, creo con todo mi corazón que existe una divinidad que nos ordena finalizar para siempre este infinitamente triste y vergonzoso crimen contra la humanidad”.

Dr. Bernad Nathanson

 

 

Extraído de:

NOTICIAS GLOBALES, Año XIV. Número 967, 07/11. Gacetilla n° 1090. Buenos Aires, 23 febrero 2011

 
1 comentario

Publicado por en 24 febrero, 2011 en Noticias, Vidas ejemplares

 

Etiquetas: , , , , , ,

La conversión de Amada Rosa Pérez.

Impactante y conmovedor testimonio de conversión de la colombiana Amada Rosa Pérez Pérez. Un verdadero ejemplo de la transformación radical que se produce cuando la Verdad y el Amor entran en el corazón de una persona dispuesta a acogerlos.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , ,

San Francisco de Borja, un miembro de la Corte que murió en la miseria.

 

Durante todo este año se celebra el 500 aniversario de la muerte del jesuita San Fran-cisco de Borja. La vida del tercer general de los jesuitas transcurrió entre España y Ro-ma. Hijo del duque de Gandía, España y nieto del Papa Alejandro VI, con 18 años se trasladó a la corte de su primo, el emperador Carlos I de España y V de Alemania. Un año después se casó con la portuguesa Leonor de Castro, con quien tuvo ocho hijos.

Con 29 años Carlos V lo nombró Virrey de Cataluña y en 1543, tras la muerte de su padre, heredó el Ducado de Gandía.

 
 

Lianna Rebolledo: “Ella me dio la razón para vivir”

Hoy en Granos de Sal queremos presentar el testimonio de amor y esperanza de Lianna Rebolledo. Mexicana de treinta y tres años, nos relata su dramática experiencia y cómo, estando al filo de la muerte siendo una niña, hoy son dos hermosas vidas las que brillan con la luz del Amor, un amor que se escribe con mayúsculas. ¡Gracias Lianna!

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 noviembre, 2010 en Vidas ejemplares

 

Gianna Jessen: la superviviente del aborto

 

Hoy en Granos de Sal tenemos el gusto de presentarles a la joven norteamericana Gianna Jessen, superviviente de un aborto salino. Su conmovedor testimonio nos re-cuerda que la guerra abierta contra el aborto es asunto de todos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 noviembre, 2010 en Vidas ejemplares

 

Tony Meléndez

Desde Granos de Sal queremos presentar y agradecer a Tony Meléndez su testimonio de superación y de fe. Su vida es un ejemplo y un motor que impulsa a dar el máximo de uno mismo sin importar la dureza o dificultad del proyecto que Dios haya trazado para cada uno de nosotros. Desde aquí le mandamos todo nuestro apoyo y le agradecemos de todo corazón su testimonio de vida.

www.youtube.com/watch?v=mSf2S3ov09I&feature=related

Tony Meléndez

 
2 comentarios

Publicado por en 12 octubre, 2010 en Vidas ejemplares