RSS

Archivo de la categoría: Testimonios de conversión

Medjugorje cambió la vida a Carles Ballbé, jugador español de hockey en las Olimpiadas de Londres.

Carles Ballbé, jugador de hockey sobre hierba de 26 años, participa este año por primera vez en unos juegos Olímpicos. Hace unos minutos han anunciado en televisión  que está en camino de ordenarse sacerdote y así lo ha declarado él ante las cámaras de televisión española y nos ha contado como su decisión a entregar su vida a Dios es fruto de Medjugorje.

Conocer a Litus Ballbé (Barcelona, 1985), jugador de la Selección española de hockey, es una experiencia. Su historia es tan íntegra como atípica y su pasión por hacer el bien le ha llevado a compaginar el hábito con el stick. Desde 2008, estudia en el seminario al mismo tiempo que compite en la División de Honor, primero en Santander y ahora en el Atlètic Terrassa. Pero los Juegos, sus primeros y últimos, son un punto de inflexión en su vida. “Me he dado cuenta de que ya no podré competir al máximo nivel, en equipos que aspiran a ganar Ligas y jugar competiciones europeas. El próximo año jugaré en Bruselas (Bélgica), donde podré estudiar, aprender inglés y francés”, explica Ballbé.

Todo comenzó en 2005, cuando Ballbé, de familia religiosa, acudió a la peregrinación de la Virgen de Medjugorje (Bosnia). El jugador descubrió su vocación, pero no fue hasta 2007 cuando decidió estudiar teología y dar el sí definitivo a su sacerdote. “Cada vez lo veía más claro. Aún no me he decantado por si me dedicaré a ser misionero, a ayudar a gente con problemas… El deporte al máximo nivel es brutal, pero notaba que me faltaba algo. La religión me da otro punto de vista, me ayuda a tener más valores y a conocer la vida”, reflexiona mientras le golpea el sofocante calor que les ha recibido en Londres.

Su historia no está exenta de bromas en el seno del equipo español. Con apenas nueve internacionalidades, ya se ha ganado el afecto de sus compañeros. “Al principio les choca, pero poco a poco genera buen rollo y me hacen bromas, siempre desde el respeto. Me lo tomo bien, aunque les digo que tampoco soy un santo”, advierte el internacional, que por la tarde, como el resto del equipo español, jugó un partido amistoso -de tan sólo 40 minutos- con Alemania, la selección que les privó del oro olímpico en Pekín 08.

Todo empezó en el verano del 2005. Ese año, por primera vez, fui a una peregrinación a Medjugorje…

En aquella peregrinación hubo una monja que me dijo que yo tenía pinta de sacerdote y que acabaría siéndolo. Primero me hizo cierta gracia, pero luego me acabó “molestando”. A la vuelta de la peregrinación, todo normal, intentando cumplir con los mensajes de la “Gospa”. Al siguiente año, volví y allí alguien me dijo que las “gracias” de Medjugorje a veces se notan un tiempo después de volver a casa, y así me sucedió a mí. El día 20 de diciembre de ese año, mi queridísima abuela (en paz descanse) partió hacia la casa del Padre. Esas navidades fueron duras pero me ayudaron a volver a centrarme en el camino. A partir de allí, intenté cumplir seriamente los mensajes de la Virgen. Fue en ese tiempo donde todo empezó a cambiar. Poco a poco me iba acercando más a Ella, y la llamada empezaba a vislumbrarse. Al llegar el verano empezaron los “problemas”. Ya me había montado el verano, trabajaría en junio y en agosto me iría a Medjugorje otra vez. Pero cuál fue mi sorpresa al ver que fui convocado para ir con la selección española de hockey hierba. Esto me cambiaba todos los planes ya que tenía que pasarme todo el verano entrenando. Me hacía mucha ilusión ir, pero empezaba a notar que Dios me llamaba por otro camino, y no sabía cómo decirlo…

Mi familia, que no sabía nada, me dijo que fuera con la selección y acepté. Ellos no entendían por qué yo no quería ir, y además, ese agosto jugaría la Copa de Europa con la selección, y el verano siguiente había las olimpiadas, y tenia posibilidades de ir. La verdad es que hubiera preferido cualquier otra cosa antes que irme con la selección y tirar por la borda esa posible llamada (esa era mi sensación). Esos días me apoyé muchísimo en la Virgen y le dije: “Gospa”, si son tus planes, no los entiendo, pero los acepto”. Así me quedé mas tranquilo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cinco días antes de comenzar los entrenamientos, enfermé por un virus. Empecé a sentirme muy débil, dolor de huesos y de garganta, muy bajo de presión, etc. Pocos días después, el médico de la selección me hizo un análisis y me dijo que tenía un virus. Este virus duró tres semanas, y ya no pude ir con la selección. Entonces me di cuenta que la “Gospa” quería hacer las cosas a su manera. Al cabo de unos días, hablé con un sacerdote y le di mi “si” a Dios (aunque no fue el definitivo). Pasaron los días y entre el miedo y todo, le dije a mi sacerdote que sería mejor que me esperara un año. El me dijo que vale, que hiciera lo que quisiera, pero que en Medjugorje (como no fui con la selección podía volver a ir) lo hablara con la Virgen. Yo le dije que sí, ya que pensaba que Ella me entendería y que me dejaría esperar un año más…

Una vez llegamos a Medjugorje, en la primera adoración nocturna, me di cuenta que no estaba “jugando limpio”, así que le dije a la Virgen que si quería que entrara ese mismo año en el seminario, me tenía que dar una señal, me tenía que dar “el empujoncito”. Allí es cuando la Gospa se puso a “trabajar”.

Dos días después, hablando con un sacerdote de nuestro grupo que lo acababa de conocer, me empezó a contar que tenía un amigo de 23 años, que estudiaba empresariales y que se estaba planteando una posible llamada del Señor, pero no lo veía claro, etc. (muchas cosas coincidían con lo mío, pero yo no decía nada). Le seguí el rollo y listo. Esto me inquietó un poquito. En otro momento, estaba hablando con tres personas, y una de ellas me preguntó que si estaba en el seminario. Yo le dije que no, que estudiaba empresariales, pero ellas me insistieron en que tenia pinta de ser sacerdote. Una de ellas me dijo que últimamente me lo estaba pensando mucho, y al ver mi cara de sorprendido, me dijo que no dijera nada y me dio un beso. Aquí mi confusión ya fue total, porque a parte de que yo no había dicho nada a nadie, eran unas personas que solo veía una vez al año, y por tanto, no me conocían demasiado como para decirme eso. Entonces, rezando, vi que Dios y la Virgen me pedían una entrega total. Pero yo, como soy muy tozudo, le volví a pedir a Nuestra Señora que me diera una señal por si tenía que entrar este año o esperarme. Rápidamente me dio su respuesta.

Hablando con mi familia y amigos, empezaron a decirme que por qué no tenia novia, que si tenia posibilidades de ir con la selección a las próximas olimpiadas, etc. Entonces, una de las personas que estaban allí dijo: “Dejar a Litus (así es como me llaman) en paz, porque quizá tiene que ser sacerdote, pero si es así, hazlo rápido eh”. Esto ya pasaba de la raya, pero yo, seguía tozudo, y pensaba que eso no era una señal. Entonces me fui a confesar. Era el mismo sacerdote que me estuvo contando que tenía un amigo de 23 años, etc. Durante la confesión, y sin que viniera a cuenta, me empezó a decir que tenía que sacar el Carlos de verdad que llevaba dentro, que aunque no me conociera y no supiera por qué, sentía que tenia que decirme esto y que no tuviera miedo. Aquí ya me quedó todo bastante claro, pero la Virgen, sabiendo lo inseguro que soy, volvió para darme el “toque final”. De camino a Barcelona, una persona del grupo, vino y me dijo: “ Litus, no te veo feliz. Tienes algo dentro de tu corazón y que tienes que sacarlo; háblalo con un sacerdote”. Y se fue.

Al día siguiente, 26 de agosto de 2007, hablé con mis padres para decirles que en menos de un mes empezaba a estudiar Teología. Acababa de hablar con mi sacerdote y le había dado mi “si” definitivo.

Extraído de: http://virgenmedjugorje.blogspot.com.es/2012/07/medjugorje-cambio-la-vida-carles-balbe.html

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 agosto, 2012 en Testimonios de conversión

 

Etiquetas: , , ,

La conversión de Amada Rosa Pérez.

Impactante y conmovedor testimonio de conversión de la colombiana Amada Rosa Pérez Pérez. Un verdadero ejemplo de la transformación radical que se produce cuando la Verdad y el Amor entran en el corazón de una persona dispuesta a acogerlos.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , ,

Conversión de un musulmán a Cristo.

Recogemos hoy el testimonio de conversión de un ex-musulmán. Testimonio al que le sobran todos los adjetivos y presentaciones posibles.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 febrero, 2011 en Testimonios de conversión

 

¡María, llena eres de gracia!

El doctor Fernando Casanova nos explica que los dogmas marianos son bíblicos. Fernando Casanova, ex ministro evangélico, renunció a la fe evangélica para entrar a la Iglesia Católica. 
 

Haga click para ver el primer vídeo

Haga click para ver el segundo vídeo

Haga click para ver el tercer vídeo

 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre, 2010 en Misceláneo, Testimonios de conversión

 

“En 1984 yo era un completo desastre”

Hoy tenemos el gusto de presentar el testimonio de conversión del sacerdote estadounidense  John Anthony Corapi, más conocido como Father Corapi. Nació en Huston, Nueva York, el 20 de mayo de 1947. La historia de su conversión es un claro ejemplo de cómo para el Señor no hay nada imposible.

Haga 'click' para ver el vídeo

Haga 'click' para ver el vídeo

 

 
1 comentario

Publicado por en 26 octubre, 2010 en Testimonios de conversión