RSS

Archivo de la categoría: Mensajes de “Yo os hablo”

Mensaje de “Yo, Jesús, os hablo”, del día 30 de marzo de 2011.

Leed la Biblia y ved que ya desde antiguo Dios no deseaba esas cosas que siempre ha habido: brujos o adivinos.

 

Hijos Míos, los sacramentales son muy poderosos según la fe que tenga quien los use. Yo, Jesús, os hablo.

 

Hijos Míos, es de Mi agrado que llevéis en vuestra carteras, bolsillos o bolsos, algún sacramental como signo de vuestra fe en Mí. Llevadlo bendecido por un sacerdote y tenedlos siempre encima para que os ayude en las tentaciones y espante a los demonios. Ponedlos a vuestros moribundos cuando ya en agonía libren la última batalla, y rezad a Mí y a Mi Santa Madre para que ese sacramental surta efecto en vosotros o en quienes los pongáis. Yo, Jesús, os hablo.

 

Todo lo que sea algún signo de vuestra fe, a Mí Me agrada: rosarios, medallas, crucifijos, porque aquél que de una manera u otra porta algún signo de la fe católica, está dando testimonio de ella. Yo, Jesús, os hablo.

 

Hijos, hoy en día está muy de moda los amuletos o las cosas de las ciencias ocultas, de la adivinación, de horóscopos; pero eso es todo un engaño, porque nadie sabe el porvenir, ni nadie lo puede adivinar, solo Yo sé lo que vendrá y a aquél que quisiera (Yo) revelárselo. No os toméis tan en serio lo que los medios de comunicación os dicen, porque os están ofreciendo cosas que no son realidad y que para nada os servirán en la salvación de vuestras almas. Leed en la Biblia (Dt. 18, 10-12) (Jer. 29, 8-9) y ved que ya desde antiguo Dios no deseaba esas cosas que siempre ha habido: brujos o adivinos, para lanzar profecías que no son tales y condicionan a las almas a hechos o circunstancias que no se producirán. Yo, Jesús, os hablo.

 

Yo Soy la Verdad y la Vida del alma. Solo Yo Soy el verdadero camino de santidad, por eso hijos Míos, venid a Mí.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 abril, 2011 en Mensajes de "Yo os hablo"

 

Etiquetas: , , , , ,

Mensaje de “Yo, Jesús, os hablo”, del día 19 de marzo de 2011.

Hijos, visitad Santuarios de Mi Santa Madre. Visitadlos y cargar vuestras almas de los dones que allí se reciben.

 

Luchas interiores padecerán en la gran tribulación cada alma que Me es fiel, y (hasta) se plantearán la fe que siempre han vivido. Pero Yo, Jesús, Vuestro Hermano, Vuestro Redentor, Vuestro Amigo incondicional, Vuestro Dios, no os dejaré. Yo, Jesús, os hablo.

 

Hijos Míos, todos tenéis que ser purificados de una forma u otra, pero eso no significa que la purificación sea un castigo para los que Me aman, sino un medio para más corona en la eternidad, porque los que vivan en los últimos tiempos serán muy purificados, y debéis de manteros en las costumbres espirituales de siempre, en los actos de piedad de siempre y en vuestra fe, porque si cedéis en la purificación interior que muchos padeceréis, daréis pie a mi enemigo mortal Satanás para hundiros, y por eso hijos, os pido que estéis unidos unos con otros, y os integréis en grupos de oración donde es más llevadero vivir los actos de piedad y donde os podéis arropar unos con otros. Yo, Jesús, os hablo.

 

Hijos Míos, si todo va a ser duro para vosotros los laicos, no imagináis lo duro que será para los sacerdotes, muchos abandonaran (el sacerdocio), otros se desesperarán, y por eso, hijos Míos, Yo mismo he creado esta Obra de amor (1) para que los sacerdotes entren en ella y se refugien y se arropen unos a otros, porque hijos, la prueba de la tribulación va a ser dura, muy dura, pero os vuelvo a repetir que no os dejaremos ni Yo, ni Mi Santa Madre, ni Mi Santo Arcángel Miguel. Pero tenéis que hacer lo que os decimos para que todo lo podáis soportar benignamente. Yo, Jesús, os hablo.

 

Cuando compráis algo leéis las instrucciones para que os funcione correctamente. Pues bien hijos Míos que leéis estos mensajes, éstas son las instrucciones para que podáis soportar todo. Uníos a grupos de oración, no caminéis aislados y lo mismo los sacerdotes; uníos a otros sacerdotes rectos para arroparos unos a otros, que allí donde dos o tres están reunidos en Mi nombre y por Mi causa, Yo estaré en medio de ellos, y junto a Mí siempre, siempre Mi Santa Madre.

 

Hijos, visitad Santuarios de Mi Santa Madre y acogeros a las gracias que otorgo a todo aquel que de una forma u otra honra a Mi Madre. Visitadlos y cargar vuestras almas de los dones que allí se reciben. Todos los Santuarios de Mi Madre por insignificantes que sean u olvidados, traen cantidad de gracias el visitarlos y honrar en ellos a Mi Madre, que es la Vuestra y que es la Reina de los Cielos y de la Tierra.

Yo, Jesús, Vuestro Hermano, Vuestro Salvador, os hablo.


(1) Ministri Dei

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 marzo, 2011 en Mensajes de "Yo os hablo"

 

Etiquetas: , , , ,

Mensaje de “Yo, Jesús, os hablo”, del día 14 de marzo de 2011.

 

El estado de Mi Iglesia es deplorable porque Mis sacerdotes

tienen tiempo para todo menos para Mí. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos Míos, criticáis a Mi Santa Iglesia y a su Jerarquía de que abusan de su autoridad, de que están contaminados y es cierto, porque Mis sacerdotes no hacen oración y tienen tiempo para las noticias, para el periódico, para hacer deporte, para escuchar música, para Internet, pero para venir a Mi Sagrario y acompañarme no tienen ni tiempo, ni ganas, aunque no en todos los sitios Mi Santa Iglesia está contaminada. Yo, Jesús, os hablo.

Ya os dije que velarais y orarais (Mt 26,41) para no entrar en tentación, pero apenas hoy día se ve a un sacerdote en las parroquias orando, preparándose antes de la Misa, ofreciendo la acción de gracias después de celebrar. Así va todo, quien no hace oración se convierte en un individuo del mundo que cumple sus obligaciones con naturalidad, pero no sobrenaturalmente, porque Mis ministros se convierten en unos trabajadores más. Yo, Jesús, os hablo.

003esp03Hijos Míos sacerdotes, debéis orar y hacerlo cada día, media hora por lo menos de Sagrario, pero asiduamente. Vuestra alma se mundaniza porque no le dais alimento espiritual, solo la Misa que la celebráis sin apenas fervor y por obligación. Hijos, ¿cómo vais a reconvertir a las almas si vosotros mismos no sabéis reconvertiros ni os lo proponéis? ¿Cómo vais a edificar a las almas con vuestro ejemplo si cualquier seglar me da más que vosotros?

Queréis ser muy fecundos espiritualmente pero estáis llenos de carroña interior porque habéis abandonado los ratos de Sagrario y la oración que es lo que os fortalece, no solo para no pecar sino para no “mundanizaros” y, para crecer en fervor, en fe y más amor hacia las cosas espirituales. Yo, Jesús, os hablo.

Es hora de que os propongáis cambiar, de que os esforcéis en cumplir cada día con el compromiso de la oración y no dejarla por nada, y veréis como poco a poco cada vez más, os vais fortaleciendo y enfervorizando en Mis cosas y os sentís mucho mejor. Yo, Jesús, os hablo.

 
¡Que fácil! es que un sacerdote que no hace oración caiga en la tentación, sea de la clase que sea ¡Que fácil! Por eso hijos, tomad ejemplo Mío e imitadme en la oración como debéis imitarme en todo lo demás. Mi gracia no os faltará si os esforzáis en ello. Pedidme cada día que os ayude a ser más santos y a llegar a la perseverancia final en el sacerdocio y en la gracia santificante. Yo, Jesús, os hablo.

 
1 comentario

Publicado por en 20 marzo, 2011 en Mensajes de "Yo os hablo"

 

Etiquetas: , , , , ,

Mensaje de “Yo, Jesús, os hablo”, del día 8 de marzo de 2011.

 

No todo el mundo sabe aconsejar a un alma atribulada, aunque hayan buenas intenciones, porque no todo el mundo posee Mi don de consejo.

 

Sí alma, sí, Yo acudo a las almas más necesitadas de luces y de paz, pero no siempre Me abren las puertas, porque las almas se guían ellas solas y así les va. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Es necesario que Yo sea para las almas el Maestro interior que las guíe, las ilumine y las inspire, para saber tomar decisiones acertadas. Ellas deben encomendarse a Mí y no oír la voz del enemigo mortal de las almas o su propia voz. Ellas deben prestar oídos interio-res a lo que Yo les sugiero y pido, porque esa es Mi labor, guiar a las almas. Pero deben suprimir de su interior tanto lastre como tienen y hacerse sencillas y pequeñas para que reciban el alimento divino que Yo doy. Pero cuando el alma quiere solución rápida a sus problemas, cuando el alma pierde la paz en la prueba, entonces es que está mal guiada y nada tiene que ver con lo que Yo le inspiro. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

No todo el mundo sabe aconsejar a un alma atribulada, aunque hayan buenas intencio-nes, porque no todo el mundo posee Mi don de consejo. Las almas que viven en estrecha unión con Cristo suelen saber aconsejar, porque es Cristo quien obra en ellas, pero a veces, estas almas se subestiman y desmerecen porque no son doctas en el mundo, aunque sí lo son en las cosas de Dios. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

El alma que vive atribulada porque padece la prueba, debe intensificar su vida interior y no abandonarla. Deben añadir unos minutos más a su oración, añadir algún rezo a su plan de vida espiritual, porque así, sobre alimentando su espíritu con cosas celestiales, supera mejor la prueba y ésta no le hará sucumbir. Yo, Espíritu de Dios, os hablo. Paz a todo aquel que Me nombre y pida Mi asistencia. Paz a todo aquel que es fiel a Mis mociones. Yo Soy el Divino Huésped, que en el alma que Me recibe Me vuelco en darle toda clase de gracias. Yo, Espíritu de Dios, os hablo.

Quien recibe a Jesús a Mí Me recibe y recibe a la Santísima Trinidad porque los Tres somos Uno solo y, morando una Divina Persona en un alma, moran las Tres (Jn 14,23)

Yo, Espíritu de Dios, os hablo y os bendigo.

 

Extraído de: http://yojesusoshablo.blogspot.com/

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 marzo, 2011 en Mensajes de "Yo os hablo"

 

Etiquetas: , , , ,