RSS

Archivo de la categoría: Divina Misericordia de Jesús

La Coronilla de la Divina Misericordia para los más pequeños de la casa.

 

Sor Faustina enseña a los niños a rezar y meditar la Coronilla de la Divina Misericordia, la oración que el mismo Jesús le dictó y ordenó que propagara. 

 

Diario de santa Faustina Kowalska

¡Ya puedes descargar el primer cuaderno del diario de la santa ssor Faustina Kowalska!, la santa a quien Jesús reveló la devoción a Su Divina Misericordia.

Del Diario de Santa Faustina

En el momento en que el obispo me puso el anillo, Dios penetró todo mi ser…Desde los votos perpetuos mi relación con Dios se hizo mas estrecha que nunca. Siento que amo a Dios y siento también que El me ama. Mi alma, habiendo conocido a Dios, no sabría vivir sin Él. -Diario 254

Oh Jesús mío, Tu sabes que desde los años mas tempranos deseaba ser una gran santa, es decir, deseaba amarte con un amor tan grande como ninguna alma Te amó hasta ahora.  -Diario 1372

Ni gracias, ni revelaciones, ni éxtasis, ni ningún otro don concedido al alma la hace perfecta, sino la comunión interior de mi alma con Dios. Estos dones son solamente un adorno del alma, pero no constituyen ni la sustancia ni la perfección. -Diario 1107

Oh Jesús mío, cada uno de Tus santos refleja en si una de Tus virtudes, yo deseo reflejar Tu Corazón compasivo y lleno de misericordia. Que Tu mise-ricordia, oh Jesús, quede impresa sobre mi corazón y mi alma como un sello y éste será mi signo distintivo en esta vida y en la otra. -Diario 1242

¡No Te olvidaré, pobre tierra! aunque siento que me sumergiré inmedia-tamente toda en Dios, como un océano de felicidad, eso no me impedirá volver a la tierra y dar ánimo a las almas e invitarlas a confiar en la Divina Misericordia. Al contrario, esa inmersión en Dios me dará unas posibilidades ilimitadas de obrar.  -Diario 1582

Más en: http://www.corazones.org/santos/faustina.htm

Descargar el primer cuaderno del Diario de santa Faustina Kowalska.pdf

 

 
 
 

¡Jesús, en Ti confío!

 
Deja un comentario

Publicado por en 1 octubre, 2010 en Divina Misericordia de Jesús