RSS

Archivo de la categoría: Mensajes de la Virgen de los Últimos Tiempos

Mensaje de la Virgen de los Últimos Tiempos del día 24 de noviembre de 2010.

Hijos míos, estoy con vosotros para invitaros a transcurrir este tiempo que la Iglesia se prepara para vivir como tiempo de luz, para iluminar a aquellos que viven en tinieblas. Os ruego, en esta Navidad, de acoger a Jesús en vuestros corazones para que os caliente y os dé el gozo de mirar el futuro con mucha serenidad. En la espera tratad de reconocer vuestras debilidades, disolved los viejos rencores que endurecen el corazón, incapaces de acoger al Niño Jesús que viene. ¡Sed como los pastores que en su día lle-varon este anuncio a todos, para que descienda en cada corazón la esperanza de un mundo mejor donde Dios, tomándoos de la mano, os lleve a alcanzar el único objetivo seguro al final de esta vida terrena que es la vida eterna!

Os amo hijos míos y os bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Marcos 10, 1-9.

Jesús dejó aquel lugar y se fue a los límites de Judea, al otro lado del Jordán. Otra vez las muchedumbres se congregaron a su alrededor, y de nuevo se puso a enseñarles, como hacía siempre. En eso llegaron unos (fariseos que querían ponerle a prueba,) y le pre-guntaron: «¿Puede un marido despedir a su esposa?» Les respondió: «¿Qué les ha orde-nado Moisés?» Contestaron: «Moisés ha permitido firmar un acta de separación y des-pués divorciarse.» Jesús les dijo: «Moisés, al escribir esta ley, tomó en cuenta lo tercos que eran ustedes. Pero al principio de la creación Dios los hizo hombre y mujer; por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino uno solo. Pues bien, lo que Dios ha unido, que el hombre no lo separe.»

 

Mensaje de la Virgen de los Últimos Tiempos del día 27 de octubre de 2010

Hijos míos, estoy con vosotros para ayudaros a comprender que, en lo que concierne a Dios, cada actitud debe ser plenamente consciente. Son demasiadas las veces que os acercáis al Cuerpo de Jesús sin pensar que vais a nutriros con su preciosísima Sangre. También cuando oráis lo hacéis solo con la boca, sin la participación del corazón. Todo esto no os permite crecer en la fe ni tampoco conocer a Cristo. A veces os acercáis a la confesión con frialdad, sin un sincero arrepentimiento de vuestros pecados. Os ruego hijos míos que estéis más enamorados de Jesús, para que vuestro corazón se encienda de su Amor. Prestad atención a las palabras del sacerdote durante la Santa Misa porque derivan de la sabiduría de Dios, que es capaz de hacer de vosotros criaturas perfectas. Muchos esperan de vosotros un mensaje de vida más unido al Evangelio, especialmente los alejados, que deben recibir fuerza de vuestro testimonio. Os amo hijos míos y os bendigo en el nombre de la Santísima Trinidad.  

Madre Teresa fue un ejemplo vivo de instrumento a través del cual se manifiesta la caridad de Dios

Oseas, 1-6

«Vengan, volvamos al Señor: él nos ha desgarrado, pero nos sanará; ha golpeado, pero vendará nuestras heridas. Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, y viviremos en su presencia. Esforcémonos por conocer al Señor: su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra». ¿Qué haré contigo, Efraím? ¿Qué haré contigo, Judá? Porque el amor de ustedes es como nube matinal, como el rocío de pronto se disipa. Por eso los hice pedazos por medio de los profetas, los hice morir con las palabras de mi boca, y mi juicio surgirá como la luz. Porque yo quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.

 

 

Mensaje de la Virgen de los Últimos Tiempos del día 13 de octubre de 2010

Hijos míos, estoy con vosotros para invitaros a que hagáis puro vuestro corazón, transmitiéndoos  sólo sentimientos humildes y sencillos para que tratéis a vuestros hermanos de modo digno. Sea la oración la fuente viva de vuestro bienestar para crecer en la Fe y en el amor a Dios. Estad atentos a las necesidades de las personas que tenéis alrededor y ofreced vuestra disponibilidad para no permanecer cerrados en vuestro egoísmo ya que eso lleva a la muerte del alma.

Carl Bloch - El sermón de la montaña

Os ruego hijos míos que tengáis cuidado con todo aquello que hacéis para ser buenos testimonios de la presencia de Jesús en vosotros. Sólo de esta manera encontraréis a alguien dispuesto a escucharos para así poner en práctica aquello que vosotros afirmáis por boca de Dios. Os bendigo hijos míos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.  

Lucas 8, 1-3

Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce,  y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios,  Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

 

Mensaje de la Virgen de los Últimos Tiempos del 15/09/2010

Hijos míos, estoy con vosotros porque deseo que ahora más que nunca intensifiquéis la oración para hacer ineficaz la obra del mal, que se mueve por cada frente para destruir cada cosa. Es importante una vigilancia cada vez más atenta dirigida a anular el poder de Satanás que se vuelve cada vez más sutil e irreconocible. Sólo la comunión con Dios os da la fuerza para combatir las obras malvadas de vuestro enemigo. En este tiempo particular, hablad con alegría de la vida de Jesús y de las enseñanzas que derivan de Él, para que quien escuche pueda rectificar su camino de vida.

Oseas 5, 1-7

¡Escuchen esto, sacerdotes, presta atención, casa de Israel, atienden, casa del rey, porque el juicio es con ustedes! Sí, ustedes han sido una trampa en Mispá y una red tendida sobre el Tabor. Ellos ahondaron la fosa de Sitím y yo los voy a corregir a todos. Yo conozco a Efraím y no se me oculta Israel: porque tú, Efraím, has inducido a la prostitución, Israel se ha vuelto impuro. Sus acciones no los dejan volver a su Dios, porque hay en medio de ellos un espíritu de prostitución y no conocen al Señor. La arrogancia de Jacob atestigua contra él; Israel y Efraím tropiezan por su propia culpa y junto con ellos, también tropieza Judá. Con sus rebaños y su ganado irán en busca del Señor, pero no lo encontrarán: él se ha librado de ellos. Han traicionado al Señor, porque engendraron bastardos: ahora la luna nueva los va a devorar, a ellos junto con sus campos.

 

 

Mensaje de la Virgen de los Últimos Tiempos del día 25 de agosto de 2010

Reina de los Últimos Tiempos

Hijos míos, estoy con vosotros para ayudaros a comprender, una vez más, que sin Dios no hay salvación. Buscad en vosotros la fuerza para corregir vuestra vida y las decisiones equivocadas que habéis tomado hasta ahora, pidiendo ayuda al Señor e implorando Su Divina Misericordia. Una sincera contrición de los pecados constituye la puerta abierta para que Dios entre y os libere de cada mal.

Reflexionad bien sobre estas palabras porque vuestra vida discurre rápidamente y no os da opción a volver atrás con facilidad. Ánimo, con mi ayuda maternal conseguiréis entrar en el corazón de Dios para ocultaros del mal, el mismo mal que busca en vosotros cualquier camino para anular vuestro deseo de conversión.

Yo estoy con vosotros para ayudaros en este camino, para que reencontréis definitivamente la alegría y la paz de corazón.

Os bendigo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Ezequiel 5, 6-10.

Pero en su maldad, [Jerusalén] rechazó mis mandamientos más que las otras naciones, y mis leyes más que los países que la rodean: esa gente rechazó mis mandamientos y no caminó según mis leyes. Por eso, esto dice el Señor: Ustedes han sido más rebeldes que las naciones que los rodean, y no han caminado según mis leyes; no han observado mis mandamientos sino que han actuado como las naciones que los rodean. Por eso Yavé les dice: Yo, a mi vez, me vuelvo contra ti; cumpliré dentro de ti, viéndolo las naciones, lo que he decidido. Debido a tus crímenes haré lo que nunca hice y que no volveré a hacer. Se verán en ti a padres que se coman a sus hijos y a hijos que devoren a su padre. Cumpliré lo que decidí contra ti y dispersaré a los cuatro vientos lo que quede de ti.

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 76 seguidores