RSS

Archivo de la categoría: La verdadera vida en Dios

Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Vassula Ryden del 11 de noviembre de 1986.

      

-   La Paz esté contigo. Estoy aquí. Soy Jesucristo. Estoy delante de ti. Soy tu Maestro y te amo. El mal fue conquistado por Mi propio sacrificio. No os durmáis, porque pronto estaré con vosotros. Yo soy la Revelación. Traigo nuevas que os harán reflexionar. Háblame de Mi Crucifixión, Vassula.

 

-    ¿Qué debo decir? ¿Debo meditar en lo que pasó antes o durante ella?

 

-    En lo que pasó antes

     (Jesús me mostró una imagen de la flagelación).

 

Después de flagelarme, Me escupieron y Me dieron varios golpes violentos en la cabeza que Me dejaron aturdido. Me dieron patadas en el estómago que Me cortaron la respiración y Me hicieron caer al suelo, gimiendo de dolor. Me tomaron como objeto de diversión, dándome patadas por turno. Estaba irreconocible. Mi cuerpo estaba destrozado y también lo estaba Mi Corazón. Mi carne, desgarrada en pedazos, Me colgaba por todo el cuerpo. Uno de ellos Me levantó y Me arrastró, porque Mis piernas ya no podían sostenerme.

Después Me vistieron con una de sus túnicas, Me tiraron al suelo y continuaron dándome golpes. Me pegaron en la cara, partiéndome la nariz, y Me torturaron. Oía sus insultos. Hija Mía, ¡con qué odio y con qué burla resonaban sus gritos, aumentando Mi cáliz! Les oía decir: «¿Dónde están reunidos tus amigos mientras su Rey está con nosotros? ¿Son todos los judíos tan traidores como éstos? ¡Mirad a su Rey!». Y Me coronaron con una corona tejida de espinas, hija Mía. «¿Dónde están tus judíos para aclamarte? De verdad ERES  rey, ¿no? ¿Puedes imitar a un rey? ¡RÍETE! No llores. Tú eres rey, ¿no? Pues compórtate como tal.»

Me ataron los pies con cuerdas y Me dijeron que caminara hasta donde estaba Mi Cruz. Pero, hija Mía, Yo no podía andar, porque tenía los pies atados. Así que me tiraron al suelo y Me arrastraron hasta Mi Cruz, agarrándome por los cabellos. Mi dolor era intolerable. Se Me arrancaron los jirones de carne que colgaban por la flagelación. Desataron las cuerdas de Mis pies, me dieron patadas para levantarme y alzaron Mi carga sobre Mis hombros. Yo no podía ver dónde estaba Mi Cruz, porque Mis ojos estaban llenos de la sangre que Me resbalaba por la cara, debido a las espinas que se clavaban en Mi cabeza. Entonces, levantaron la Cruz y la echaron sobre Mis hombros, empujándome hacia la puerta.

Hija, ¡qué pesada era la Cruz que tuve que llevar! Avancé a tientas hacia la puerta empujado por el látigo a Mi espalda. Intentaba ver el camino a través de la sangre que me quemaba los ojos. Entonces sentí que alguien Me enjugaba el rostro: unas mujeres llenas de congoja se acercaron para lavar Mi rostro tumefacto. Las oía llorar y lamentarse, las sentía. «¡Benditas seáis!», les dije. «Mi sangre lavará todos los pecados de la humanidad. Mirad, hijas Mías, el tiempo de vuestra salvación ha llegado». Me levanté con dificultad. La multitud se había enfurecido. Yo no conseguía ver a ningún amigo a Mi alrededor; nadie estaba allí para consolarme. Mi agonía parecía aumentar y caí por tierra. Temiendo que expirase antes de la crucifixión, los soldados ordenaron a un hombre llamado Simón que llevase Mi Cruz. Hija Mía, no se trataba de un gesto de bondad o de compasión sino de conservarme vivo hasta la Cruz.

Al llegar al Monte, Me arrojaron al suelo, arrancándome Mis vestidos y dejándome desnudo para exponerme a la vista de todos. Mis heridas se reabrieron y Mi Sangre corría hasta el suelo. Los soldados Me ofrecieron vino mezclado con hiel. Yo lo rechacé, pues ya tenía en lo más profundo la amargura que Me habían producido Mis enemigos.

Rápidamente me clavaron primero las muñecas, y después de haber fijado los clavos a Mi Cruz, estiraron Mi cuerpo destrozado y Me atravesaron los pies con violencia.

¡Hija Mía, oh hija Mía, qué sufrimiento! ¡Qué agonía! ¡Qué tortura para Mi Alma! Abandonado por Mis bienamados, renegado por Pedro sobre quien fundaría Mi Iglesia, renegado por el resto de Mis amigos, dejado completamente solo, abandonado a Mis enemigos, lloré, porque Mi Alma estaba llena de dolor.

Los soldados levantaron Mi Cruz, asentándola en el hoyo preparado. Desde donde Me encontraba, contemplé a la multitud. Mirando a duras penas a través de Mis ojos hinchados, contemplé el mundo. No vi ningún amigo entre todos los que se burlaban de Mí. Nadie estaba allí para consolarme. «¡Dios Mío, Dios Mío! ¿Por qué me has abandonado?» Abandonado por todos los que me amaban…

Mi mirada se posó sobre Mi Madre. Yo la miré y nuestros corazones se hablaron1«Te entrego a Mis hijos muy amados, para que sean también tus hijos. Tú has de ser su Madre».

Todo se estaba acabando, la salvación estaba próxima. Vi abrirse los cielos y todos los ángeles se hallaban erguidos, en silencio.

«Padre Mío, en Tus manos encomiendo Mi Espíritu. Ya estoy contigo».

Yo, Jesucristo, te he dictado Mi agonía. Lleva Mi Cruz2 Vassula, llévala por Mí. Mi Cruz implora la Paz y el Amor. Yo te enseñaré el Camino, porque te amo, hija Mía.     ­

 

1 Jesús quiere decir que se comprendieron sin decir palabra.
2La primer vez que Jesús me habló de llevar Su Cruz fue el 23 de octubre de 1986.
 
1 comentario

Publicado por en 31 marzo, 2011 en La verdadera vida en Dios

 

Etiquetas: , , , ,

Mensaje de Jesús a Vassula Ryden del día 30 de septiembre de 1986.

- La Paz esté contigo, hija Mía.

- Por favor, Jesús, dame luz, para que pueda sentirte y escribir.

- Vassula, hablar de boquilla significa que la invocación no tiene sentido.

(Comprendí mi error. Había pedido ese favor a Jesús sin amor, sin pensarlo, sin sentirlo verdaderamente. Se lo volví a pedir, pero pensando realmente cada palabra y elevando mi alma hacia Él).

- Invócame siempre sintiéndome, como esta vez. Yo, Dios, siento, ¡siento todo! Cuando Me invoques, debo sentir el amor desde el fondo de tu alma, deseándome, amándome, dando sentido a cada palabra que dices. Yo, Dios, existo y siento. Toda invocación que sea de boquilla más vale que siga enterrada. Las palabras de boquilla son invocaciones que resuenan desde tumbas, Recuerda que Yo existo y siento. ¡Deseo que todos Mis hijos se esfuercen en darme alegría!

Vassula Ryden. La verdadera vida en Dios. Encuentros con Jesús. Tomo1

 
1 comentario

Publicado por en 24 marzo, 2011 en La verdadera vida en Dios

 

Etiquetas: , , ,

Conversaciones con Jesús (Vassula Ryden) 1. Yo soy la Luz

YO SOY LA LUZ

Mensaje del 20 de septiembre de 1986

La Paz esté contigo.

¿Puedo estar Contigo?

Sí, tú estás Conmigo, Yo soy la Luz.

¿Puedo estar cerca de Ti?

Tú estás cerca de Mí, tú estás en Mí. Yo soy la Luz.

¿Puedes protegerme?

Estás siendo protegida por Mí.

 ¿Puedo apoyarme en Ti?

Puedes apoyarte en Mí.

Necesito Tu Fuerza para mantener mi Fe.

Se te da Fuerza.

Necesito Tu Amor.

Eres amada por Mí.

Yo soy la Luz y brillo para que todos vean. No temas, Mi Camino es recto, Mi Camino te conducirá a Mí. Yo te encontraré y Me reconocerás, porque irradio Paz y Amor.

Ven a Mí. ¿Puedes verme? ¿Puedes escucharme? No tengas miedo, no sólo te quedes ahí parada, en la oscuridad. Mira, tus piernas están sanadas, puedes caminar de nuevo. Mira, has recuperado tu vista, te he sanado. He sanado tu vergüenza y he lavado tus pecados. Usa tus piernas, para caminar hacia Mí, tus ojos para verme, tu fe para encontrarme. Yo soy tu Redentor, Yo soy tu Paz. Yo, Jesús, ¡los amo a todos!

Más en: www.tlig.org/sp.html

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 octubre, 2010 en La verdadera vida en Dios

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 76 seguidores